Anímate Pijuán

“Como es de todos sabido, nuestra isla es un país productor y exportador del género de la salsa”.

pijuan-columnagilberto

El pasado domingo, al regresar de un viaje por Ecuador y mientras bajaba revoluciones, me senté en mi casa a ver televisión. Me encontré con un bloque curiosísimo en las televisoras del pueblo de Puerto Rico, WIPR.

El amigo Edgardo Huertas comenzó el banquete de buena televisión con su programa Días de cine con una combinación interesantísima de nostalgia y talento, seguido de la discusión política seria y de alta credibilidad de la distinguida periodista Cyd Marie Fleming en su programa Sin titubeos y, cerrando con broche de oro, el gran Jacobo Morales haciendo alarde de su maestría en el manejo de la poesía, la actuación y la palabra en su espacio televisivo Historias y memorias.

¡Todo eso en un solo bloque!

Mientras disfrutaba de esta excelente programación, me enteré del comienzo de las nuevas temporadas de algunos programas, así como la creación de nuevos proyectos que hacen de WIPR una muy buena alternativa para los que, como yo, huyen de la violencia que abunda en nuestra televisión.

Viendo el canal me percaté que lo único que no tiene en su programación es un espacio dedicado 100% a nuestro género salsero. Como es de todos sabido, nuestra isla es un país productor y exportador del género de la salsa. Algunas de las figuras más importantes del género viven aquí en Puerto Rico. El talento salsero joven es abundante y sorprendente.

Entre el historial y el elenco de nuestra música hay material y razones suficientes para aspirar a tener un programa en un canal donde se valore su aportación y su calidad.

Recuerdo que cuando yo era apenas un muchacho aspirante a cantante, el buen amigo, músico, director y productor José Juan Piñeiro, mejor conocido como “Pijuán”, producía un programa muy entretenido e interesante al que llamó La factoría de la salsa.

Durante la transmisión se hacía música, se entrevistaban importantes invitados y se llenaba el espacio con nuestro género para beneficio de los “salseros” y el público en general. Hay que recordar que esta iniciativa del amigo Pijuán fue al aire mucho antes del popular programa Salsa sábado en la noche que producía el desaparecido Paquito Cordero y era animado por el hombre de la eterna sonrisa, Eddie Miró.

Sería interesante que un productor con el conocimiento, la experiencia y el respeto por la música, como lo hizo Pijuán, retomara ese espacio. Con nuestras figuras establecidas que hoy día se pasean por el mundo, los jóvenes que están fajándose por establecerse en este competitivo mundo de la música y, ¿por qué no?, colegas nuestros de afuera a quienes les encantaría venir y participar. No tengo duda de que tendríamos un programa de mucha calidad y lleno de esta música que hace tantos años mueve al mundo.

Sí, estoy consiente que el presupuesto para producirlo es un reto, pero también apuesto al talento local (artístico y técnico), que está muy acostumbrado a hacer “limonada del limón”, la mayoría de los casos con muchísima calidad.

Con este programa con el que sueño se completaría la programación y la salsa tendría un foro para seguir exponiendo y fortaleciéndose. Difícil quizás, pero no imposible. En buenas manos sería un proyecto de ensueño.

La factoría de los 2000… ¡Suena bien! Anímate, Pijuán.

¡Camínalo!

Hay que recordar que esta iniciativa del amigo Pijuán fue al aire mucho antes del popular programa ‘Salsa sábado en la noche’ que producía el desaparecido Paquito Cordero

Por: Gilberto Santa Rosa/PrimeraHora

You May Also Like

WhatsApp chat